Buscador

Traductor

jueves, 31 de marzo de 2016

Maldita verdad, de Empár Fernández

"Maldita verdad",  de Empar Fernández, novela que demuestra que el género negro no está reñido con el humor soterrado, dentro de una historia de suspense.                       

            Maldita verdad, la última novela de la escritora Empar Fernández, muy reconocida y galardonada y especializada en el género negro, muestra la pericia narrativa de esta autora que, a través de su extensa obra literaria, ha ido depurando su escritura para ofrecer un estilo narrativo original y peculiar dentro de este género, llamado anteriormente policíaco, en el que el suspense es el principal ingrediente narrativo.
            El género negro es similar, en cuanto al uso del lenguaje, al estilo periodístico, pues utiliza las frases cortas y  da prioridad absoluta a la narración de los hechos desde un plano de objetividad, exento de cualquier tipo de conclusiones moralizantes ni subjetividad alguna por parte del narrador, voz omnisciente que va definiendo la acción sin apasionamiento como cauce narrativo por el que discurre la acción sin contratiempos.
            Empar Fernández hace una inteligente descripción de la trama y personajes que la habitan, pero sin caer en el dramatismo que los hechos que provocan la narración podrían propiciar. La descripción del protagonista -joven e inexperto estudiante de Criminología que acepta averiguar los motivos ocultos del aparente suicidio de un adolescente-, la realiza con una constante ironía que despierta la sonrisa del lector, en muchas ocasiones, por el humor soterrado y continuo que muestra la autora en esta original novela del género negro que sorprende porque en ella, también, cabe el ligero y refrescante toque desenfadado de una sátira social en clave de género negro.
            Nada que ver el protagonista con los habituales de las novelas de este género que suelen ser profesionales altamente cualificados (abogados, policías, detectives, etc.) decididos y expertos conocedores de la técnica a utilizar en cada caso a investigar, debido a la gran experiencia que acumulan en sus brillantes carreras de investigadores del crimen en sus múltiples facetas.
El protagonista, inexperto, inseguro, dubitativo y un tanto neurótico, despierta las simpatías fácilmente del lector que siente en la fragilidad del muchacho las inseguridades que todos, de una forma u otra, tenemos o hemos tenido en el pasado, cuando la inexperiencia, unida al deseo de explorar el mundo en el que vivimos, era nuestra única carta de presentación y bagaje.
            Raúl Forcano, el incipiente e intrépido detective en ciernes que siempre sale malparado de sus pesquisas, a modo de  actual y juvenil Quijote que sale a luchar, en vez de con molinos de viento, contra las sombras que envuelven a quienes, por cercanos al supuesto suicida, pueden conocer las claves de su muerte, aunque termina siempre como dice el refrán de quien "fue a por lana y salió trasquilado". Éste  es un personaje que  podría ser el protagonista de futuras novelas en las que su simpática y desmañada figura pudiera ser un incentivo a los lectores que se sentirán, en cierta forma, identificados con el protagonista y sus desventuras que le convierten en un remedo del ser humano actual, sumido en las  muchas dificultades de la vida cotidiana ante las que se siente desvalido y, muchas veces, derrotado.
            La narración está escrita sin excesivas descripciones del escenario en el que se suceden los hechos, sólo con la ligereza de un esbozo que resalta lo más importante de cada personaje o lugar, tratando así de aligerar la estructura narrativa que se ve realzada por un lenguaje claro, sencillo y diáfano en el que el lector puede encontrar innumerables modismos coloquiales, especialmente en la primera parte, tanto en los diálogos .que no son muy numerosos sino sólo los estrictamente necesarios como por la voz narradora, característica que aproximan al lector a esta historia y la hace más cercana.
            El tiempo narrativo es lineal sin saltos en el tiempo, dividido en cuatro partes que, a su vez, se subdivide en  varios capítulos que van marcando el ritmo de los hechos narrados que determinan el paso de un momento narrativo a otro .
            El suspense se mantiene desde la primera página hasta la última en la que espera un final sorprendente, sin que el lector encuentre un momento de lectura en el que  pierda interés por lo que va sucediendo en esta novela en la que la intriga va creciendo, a cada momento narrativo, con una acertada dosificación en el suspense generado.
            Aunque este novela, en su sencillez de lenguaje, ofrece una lectura amena, sencilla y sin complicaciones narrativas, no deja de ser también una crítica soterrada de la sociedad actual y sus muchos obstáculos, especialmente para los más jóvenes, que son siempre fuente de frustración para los ciudadanos, quienes se ven atrapados en un mundo cada vez más complejo y competitivo en el que van desapareciendo todas las certezas de tiempos anteriores que han sido sustituidas por la temporalidad y  la inseguridad más absolutas.
            No es extraño que esta novela haya sido elegida finalista, al momento de escribir este artículo, en el premio "Mejor Novela VLC Negra 2016"  que se entregará en el marco del IV Festival de Género Negro de Valencia que se celebrará en la ciudad de Túria, entre el 6 y 15 de mayo. El premio se concede por votación popular on line, en la web del festival, a través de cuyo link se podrá votar. Es de desear siempre que gane el mejor, pero "Maldita verdad" reúne la calidad necesaria para ser elegida ganadora por méritos propios.
            Esta novela es, pues, una genuina novela del género negro que, por su suspense, ironía, toques de humor y claridad narrativa, se convierte en una lectura no sólo adecuada a los amantes de este género, sino a todo lector que quiera leer una novela en la que encontrará reflejada una pequeña parcela de la sociedad actual y su desamparo escrita con amenidad y destreza.

-----------------
Maldita verdad, Empar Fernández Ediciones Versátil, Barcelona, 2016

El poder de la Sombra, de María José Moreno


"El poder de la Sombra", segundo volumen de la Trilogía del Mal, de María José Moreno, una novela original de suspense e intriga psicológica



            El poder de la Sombra es el segundo volumen de La trilogía del Mal, de la que el primero fue La caricia de Tánatos y la última entrega llevará el título de La fuerza de Eros. que aparecerá próximamente Su autora, María José Moreno, además de escritora narrativa, es psiquiatra, profesión  similar a la de la protagonista de dicha trilogía, la psicóloga Mercedes Lozano, quien tiene que aplicar sus conocimientos a la resolución del caso planteado: una serie de asesinatos sucedidos y de los que se culpa a Rosa María Luque, hija de una conocida familia de Córdoba y novia de un famoso político que proclama, en todo momento, su inocencia.
            Mercedes Lozano, como psicóloga que es, tiene que intentar bucear en la mente de la acusada y reconstruir su pasado  que ha borrado la amnesia parcial que padece. Con la protagonista colaboran en un trío de profesionales un abogado y un psiquiatra que ha sido, este último, pareja de la protagonista en el pasado.
            El estilo narrativo se adapta al género negro, antes llamado policíaco, al que pertenece esta novela y la trilogía de la que forma parte. Es decir, una narración en tiempo lineal que está encaminada en su desarrollo a la resolución de un caso  criminal como es el asunto que sirve de base a esta historia.
            Aunque se considera un trhiller psicológico, sólo aparece reflejado el mundo interior de la protagonista que va narrando en primera persona, voz que es el hilo conductor que va hilvanando toda la historia en la que se va explicando su propia idiosincrasia, al compás de sus emociones, pensamientos y experiencias personales. Con esta única visión individual de la historia, los otros personajes que la habitan sólo se esbozan, en sus propias psicologías, desde la perspectiva subjetiva que de ellos tiene la protagonista, pues no aparecen reflejados sus propios sentimientos, emociones o ideas en ese diálogo íntimo que es necesario en una novela psicológica para ver el caleidoscopio completo de la psicología de los personajes que pululan en ella.
            Las descripciones ambientales y circunstanciales se realizan por medio de los extensos y continuados diálogos a través de los que se van describiendo -siempre de forma somera como meros apuntes que hacen los dialogantes-, el escenario en el que se desarrolla la acción y quiénes intervienen en cada momento narrativo. Esta abundancia de diálogos aproxima esta novela a la técnica narrativa usada en las dramaturgia, donde la falta de narrador omnisciente se suple con los diálogos en los que se van dando todos los datos que van perfilando la trama y le da el soporte espacio temporal necesario, así como se describe a los personajes, pero siempre desde la perspectiva subjetiva de los personajes que hablan y expresan sus personales opiniones.
            El lenguaje es claro y directo en el que aparecen ciertas expresiones coloquiales que pueden sorprender al lector por su contundencia y, en algunos casos, por ser malsonantes. Sobre todo, cuando las utiliza la protagonista en su diálogo interior que va desarrollando la trama y que, por su condición femenina, aporta un toque de dureza y desparpajo expresivos que desdicen la supuesta vulnerabilidad e inseguridad del personaje ante sus propias emociones que devienen de sus anteriores vivencias personales. El personaje femenino de la protagonista es el más fuerte, combativo, decidido y hasta duro en sus opiniones y actitudes., A su lado,  los personajes masculinos aparecen desdibujados y como meros acompañantes, carentes de una personalidad definida y sólo genérica.
            El tiempo narrativo es lineal y transcurre entre septiembre y octubre de 2011, en Córdoba, principalmente, así como en Barcelona y Londres. La obra está dividida en numerosos y, en general, cortos capítulos, en los que aparece el lugar, fecha y hora en los que transcurre la acción, lo que facilita la lectura y sitúa y concreta el escenario narrativo.
                Los problemas psicológicos de la acusada sirven de reflexión a la psicóloga protagonista sobre los entresijos de la mente, lo que motiva en esta trilogía la utilización de términos psicoanalíticos que provienen de la mitología clásica como es Tánatos, personificación de la Muerte, las Tinieblas infernales y  hermano gemelo de Hipnos, personificación del sueño;. Eros, a su vez, que significa el "deseo sensual", es el principio universal que asegura la generación y procreación de las especies. La teoría psicoanalítica distingue dos tipos fundamentales de impulsos: Eros es el nombre genérico que da Freud a los impulsos relacionados con la sexualidad a los que se opone el impulso de la muerte (Tánatos).
            Sombra es, a su vez en la mitología clásica,, la forma vaga e inmaterial bajo la cual los difuntos moraban en los infiernos. En este sentido, "sombra" y "alma" son dos términos sinónimos, aunque no se correspondan exactamente.
            Freud califica al inconsciente como todo lo que queda fuera de la consciencia. Sin embargo, en la terminología psicoanalítica de Karl Gustv Jung, se le otorga dos conceptos diferentes; el primero, define a la Sombra como la totalidad del inconsciente, aunque Jung le otorga al inconsciente dos modalidades: la personal y la colectiva. En el segundo concepto, Jung define a la Sombra como el aspecto inconsciente de la personalidad en la que se encuentran los rasgos y actitudes que la parte consciente o  que el Yo no reconoce como propios. Es en este segundo aspecto cuando la Sombra se considera la parte inferior de la personalidad, es decir, la suma de las características psíquicas personales y colectivas que no son aceptadas por la consciencia por ser incompatibles con la personalidad que predomina en la mente humana. Estas características que no son admitidos no por ello desaparecen y cuando cobran suficiente fuerza y autonomía se convierten en un agente antagónico del Yo que combate los esfuerzos de éste para seguir manteniéndolos a raya.
            Las dos fuerzas (o instintos), luminosa, una, (Eros); y oscura, otra (Tánatos), luchan en la mente humana entre sí, arbitradas por la Sombra, para imponerse la una a la otra, en esa dualidad en la que ser humano vive en continuo y no siempre perfecto equilibrio.
            Esta novela es el reflejo de esa tensión de fuerzas que, en la mente de la acusada, afectada por una amnesia parcial, van perfilando los hechos ocurridos, loa traumas no superados, las experiencias que han marcado la vida y la mente de una mujer en la que la psicóloga protagonista intenta reescribir el mapa mental y emocional para determinar así la posible inocencia de quien es la sospechosa de haber cometido los crímenes de los que se le acusa. Además, se intenta demostrar en otro personaje, como es el psiquiatra y antiguo amante de la protagonista, la fuerza desestabilizadora que tienen las experiencias traumáticas no asumidas ni asimiladas.
            Esas dos fuerzas antagónicas Eros y Tánatos, también aparecen enfrentadas, a lo largo de la novela, en la relación sentimental de la protagonista y el psiquiatra forense con el que colabora, en una pugna constante entre el amor y el desamor, la pasión y el rechazo, el olvido y el perdón.
            Novela, pues, que ofrece todos los elementos del género negro o policíaco, tan en boga en la actualidad: crímenes a resolver o "hecho factico", investigación (psicológica en este caso) de la acusada y su entorno más próximo, y resolución del caso planteado  Es decir, planteamiento, nudo y desenlace  que conforman los tres elementos necesarios, según el desarrollo clásico de toda obra narrativa; y. además, los tres elementos imprescindibles en los que se basa una novela del género negro, aunque se le quiera llamar, también, novela de suspense.
            , Todo ello escrito y planteado desde el punto de vista no "policíaco" clásico, pues en esta novela no aparece policías, sino desde la perspectiva analítica de la psiquiatría y psicología que tratan de analizar la mente de la supuesta asesina para llegar a comprender sus motivaciones para cometer el crimen o, bien, para poder demostrar su inocencia o inimputabilidad.

            El poder de la Sombra es una novela que ofrece todos los ingredientes del género negro: misterio a resolver, suspense, intriga, erotismo y todo ello desde la perspectiva de una psicóloga que quiere analizar las negruras de la mente humana.

.................
-------------
El poder de la sombra, María José Moreno, Ediciones Versatil, Barcelona, 2016